14/11/2016

Becaria triunfa en Honduras

Durante los años de alumna en la institución educativa  Micaela Bastidas, en el distrito de El Tambo, provincia de Huancayo, Junín destacó por sus altas calificaciones y por su carácter jovial, inquieto y proactivo.

Jaqueline Chuquillanqui Gómez  es la tercera de cinco hermanos y proviene de una familia numerosa. Su padre sustenta hasta el día de hoy el hogar. Él trabaja como albañil, mientras que su mamá se dedica a atender a sus hermanos.

Durante los años de alumna en la institución educativa  Micaela Bastidas, en el distrito de El Tambo, provincia de Huancayo, Junín destacó por sus altas calificaciones y por su carácter jovial, inquieto y proactivo.

En el último año de estudios, en su colegio, comenzó a preocuparse porque entendía que la situación económica de su familia no le permitiría seguir estudiando. “Veía lejana la oportunidad de estudiar una carrera profesional universitaria, menos en universidades reconocidas y de prestigio”, comenta mientras revisa su horario de clases del día siguiente.

Sin embargo, al enterarse de la convocatoria del Programa Nacional de Becas y Crédito  Educativo (Pronabec) del Ministerio de Educación para estudiar en la Escuela Agrícola Panamericana Zamorano, en Honduras, no lo pensó dos veces. 

Jaqueline fue una de los tres jóvenes de la región Junín que ganó la beca para la carrera de Ingeniería en Ambiente y Desarrollo, en la Escuela Agrícola Panamericana, Zamorano. A partir de ese momento su vida cambió radicalmente.

“Fue todo un sueño ser seleccionada para estudiar en Honduras. Allí Inicié el aprendizaje de los temas que me gustaban. Era increíble estar compartiendo las aulas con jóvenes de otros países y recibir clases con profesores de un nivel muy alto”, señala.

La joven comenta que al iniciar sus prácticas profesionales, la universidad le permitió aplicar los conocimientos aprendidos en algunas empresas. “Mi última experiencia pre profesional la realicé en la Cátedra de la UNESCO, de la universidad Politécnica de Cataluña Barcelona, España”, recuerda con mucho orgullo.

Actualmente trabaja en el proyecto europeo REAGRITECH (reuso de agua de escorrentía agrícola a través de sistemas naturales). Esto le permite seguir aprendiendo y conocer funcionarios de instituciones de gran prestigio en el mundo.

A pocos días de graduarse y retornar al Perú en diciembre de este año, el mensaje que quiere compartir con los jóvenes que quieren emprender un sueño similar es: todo en la vida merece sacrificio y perseverancia. “Yo no me arrepiento de todo que tuve que dejar en mi país, porque ahora sé que puedo dar mucho más y si tuviera que comenzar de nuevo también lo haría, porque un futuro mejor lo construimos todos”, subraya.

Reconocimiento

Gracias a su esfuerzo y dedicación Jaqueline recibió reconocimientos de la embajada de Perú en Honduras, debido a su sobresaliente rendimiento académico.