15/12/2016

Una becaria y deportista que salió adelante gracias al Pronabec

Luego de haber ingresado a la universidad, Cynthia se enteró que era una de los 130 becarios de la región Tacna.
Cynthia  Tatiana Valeriano Argandoña nació en la ciudad de Puno, el 7 de marzo de 1995. De pequeña vivió con sus padres Lucia Argandoña Paredes y Felipe Valeriano Argandoña y hermanos, Denis y Paúl, en la ciudad de Puno. Allí inició sus estudios primarios.

Cuando tenía 10 años su madre viajó a Moquegua para trabajar. Ella y sus hermanos quedaron a cuidado de su padre, durante seis meses, mientras terminaban el colegio, para luego reencontrarse con su madre en Moquegua, donde pusieron una tienda de abarrotes para sustentar los gastos del hogar.

Su último año de primaria y el 1ro y 2do de secundaria los estudió en la institución educativa Santa Fortunata, donde inició su afición por el deporte. Allí  comenzó a practicar básquet, vóley y atletismo, llegando a integrar la selección del colegio. Posteriormente se trasladó a Tacna.

Al llegar a es departamento, gracias a sus buenas calificaciones, logró obtener una vacante en la institución educativa Francisco Antonio De Zela, donde gracias al deporte pudo adaptarse más fácilmente. “En mis primeros días de clases estuve un poco deprimida, pero después entendí que las cosas no siempre se dan como uno quiere y que había que adaptarse a los cambios”.

Con el tiempo empezó a entrenar vóley e integró el equipo del colegio, lo cual la ayudó a conocer nuevas amigas, sin descuidar sus estudios. Al culminar la secundaria se encontraba dentro de las 15 primeras alumnas de todo el colegio, integrado por más de 1700 estudiantes.

“Fue muy difícil el hecho de terminar el colegio, dejar atrás a tus compañeras, amigas, profesores, pero tenía una meta, quería estudiar ingeniería. Me dediqué a estudiar para postular a la universidad. Con mucho esfuerzo logré ingresar a la carrera de Ingeniería en Informática y Sistemas en la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann, en el 2012”, cuenta Cynthia.

Luego de haber ingresado a la universidad, Cynthia se enteró de Beca 18 y no dudó en postular. Con mucha alegría, en junio del 2012 se enteró que era una de los 130 becarios de la región Tacna.

Durante su etapa universitaria participó en los diferentes eventos académicos y culturales. Ya en el último año participó en el CADE Universitario realizado del 29 de junio al 02 de julio del 2016, en la Escuela Naval del Perú, en Lima. “Ser seleccionada como una de los 12 representantes de la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann ha sido una de las mejores experiencias que he vivido”, dijo.

En noviembre de este año fue seleccionada para participar en Impact Perú, evento en el que 40 jóvenes de todo el país fueron capacitados a través de charlas y asesoramiento sobre emprendimiento e innovación con un enfoque social. “Este evento me permitió conocer mucho sobre la responsabilidad social de las empresas, cambiar la perspectiva de ver las cosas. Fue una experiencia muy enriquecedora”, aseguró.

“Hoy estoy a puertas de culminar mi carrera universitaria. Beca 18 ha sido una gran ayuda para mí y mi familia. Perdí a mi padre cuando recién iniciaba la carrera, en el 2013, estaba en segundo año de la carrera y recibir el apoyo del Estado ha sido muy importante para poder continuar mis estudios y hoy estar donde estoy. Tengo el compromiso de ejercer mi profesión con la responsabilidad que requiere y a beneficio de mi país y de mi región”, expresó la joven becaria.