23/11/2016

Becario es un ejemplo para jóvenes emprendedores

Con tan solo 24 años de edad  es el actual vice presidente de la Incubadora de empresas (Incubunt), y es uno de los becarios del  Pronabec. 

Rubén Mezones es beneficiario de la Beca Permanencia y está próximo a culminar la carrera de Ingeniería industrial en la Universidad Nacional de Trujillo.
 
Rubén Darío Mezones Fernández es un emprendedor, no cabe duda,  con tan solo 24 años de edad  es el actual vice presidente de la Incubadora de empresas (Incubunt), y es uno de los becarios de la Beca Permanencia del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) del Ministerio de Educación y está próximo a concluir el décimo ciclo de la carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Nacional de Trujillo (UNT).
 
Sus primeros años de vida las pasó en su natal distrito de Juanjuí, provincia de Mariscal Cáceres, en San Martín, pero pronto se mudó con sus padres y dos hermanas a la ciudad de Trujillo, La Libertad, para comenzar sus estudios de primaria y secundaria, y por supuesto, aspirar a una vacante de la carrera universitaria de Ingeniería Industrial. “En nuestra familia la educación es fundamental, porque siempre se nos enseñó a ser autosuficientes y generar nuestros propios recursos para seguir estudiando”, recuerda Rubén, quien valora ante todo, el esfuerzo y las capacidades de las personas.
 
Pese a que su padre se dedicaba a laborar en fincas de café en San Martín, no dudó en seguir las enseñanzas del hogar y emprender su propio camino, trabajando mientras estudiaba en la secundaria en una constructora metálica, que fue para él todo una experiencia enriquecedora. “Para mí fue una oportunidad de aprender, asimilaba lo mejor de esta experiencia que tuve en la constructora donde hacían carrocerías, tolvas, volquetes”, señala el joven becario.
 
Precisamente, la pronta experiencia laboral de Rubén en la secundaria se consolidó al momento de iniciar sus estudios de educación superior, encaminado a ser un futuro ingeniero industrial, sin embargo, cuando menos lo esperaba, un día en la universidad, mientras el docente de turno desarrollaba sus clases, personal del Pronabec llegaron al aula para informar de la Beca Permanencia. El resto ya es historia.
 
“Para mí es un honor haber recibido la beca porque es una apuesta que hace el Gobierno por la juventud”, reflexiona el joven becario con gran emoción porque considera que es una oportunidad que los becarios deben asumir con compromiso.
 
Y esa responsabilidad se evidencia en eventos como el “Empréndete 2016”, una jornada que lidera Rubén mediante una serie de conferencias y talleres dirigido a jóvenes universitarios para fomentar y desarrollar las capacidades de emprendimiento en la comunidad. El aporte de este joven becario es sin duda notable debido a su activa participación en la incubadora de empresas de la Universidad Nacional de Trujillo (Incubunt), organización sin fines de lucro, conformado por estudiantes universitarios que promueven el emprendimiento en la región.
 
“Donde estamos es producto de nuestro  esfuerzo, notas, y trabajar desde abajo como todo emprendedor, buscando un sueño y siempre tuve la visión de ser un profesional para generar valor para la comunidad, y la beca llega justo para reforzar mis objetivos” enfatiza Rubén.
 
A puertas de convertirse en un egresado de Ingeniería Industrial, la contribución que hace Rubén a los jóvenes es ejemplar, y ahora que es un becario del  Pronabec, considera que es una oportunidad, y a la vez, un honor.
 
“La mayor motivación que tengo es mi familia, los compañeros, el país, y  la apuesta que hace el Pronabec con nosotros los jóvenes nos compromete más”, señala con gran satisfacción en pleno desarrollo del evento de conferencias y talleres que viene liderando.